martes, 29 de mayo de 2012

Crónica del Ironman Lanzarote 2012

Día poco ventoso el que se levantó el sábado 19 de mayo, día del Ironman de Lanzarote, día en que por fin desperté a eso de las 4.30 am para cumplir un sueño que tanto tiempo llevaba persiguiendo. Y digo lo de poco ventoso porque el viento era un factor que me preocupaba ya que su presencia podía alterar la dureza del Ironman mas de lo que ya era.

Llego a la zona de boxes a las 6.00 am aproximadamente y eso ya era un hervidero de triatletas que minuciosamente ultimaban los detalles necesarios de puesta a punto de sus bicis, se colocaban sus neoprenos y se preparaban para el comienzo del espectáculo.

Por diferentes motivos, me dormí un poco en los laureles durante esa hora previa al comienzo de la prueba, lo que hizo que llegara a la zona de la salida un poco a la carrera a falta de 5 minutos para que se diera el pistoletazo. Calenté lo poco que me dejaron y me aproxime tal y como nos dijo Pablo y Carmelo en la charla técnica del jueves a la zona de la derecha para salir en las primeras posiciones pero cuando me iba a colocar un juez de la federación me dijo que me fuera al otro extremo, cambiándome los planes que yo tenia en mente.

En los últimos minutos no recuerdo estar nervioso, ni se me paso por la cabeza todos los pensamientos que durante el año de preparación había tenido, solo pensaba en como me la había liado el juez cambiándome de sitio y me preguntaba ; ahora que?? como nadar por donde me habían dicho que era mejor, si estaba al otro extremo??

Se dio la salida a 3800mts de nado en el Océano Atlántico, dos vueltas de 1900mts, las cuales fueron un autentico infierno, jamas he tenido ese nivel de malestar nadando. En la primera vuelta me lleve una cantidad de golpes que contarlos seria perder el tiempo, patadas en la cara, agarrones, golpes en la cabeza, etc, fue exagerado pero esto es lo que pasa por lanzarte al agua con 1700 tíos a la vez, forma parte de este circo por lo que me resigno ya que a muchas personas como yo le pasaría lo mismo o incluso mas.

Segunda vuelta de natación ya con menos trafico, intento elevar un puntito la velocidad de nado para adelantar puestos y mejorar el tiempo que había hecho en la primera vuelta. Hasta la primera boya bien, pero al pasarla me empezaron a entrar unas nauseas y una flojera de brazos que nunca me había pasado. 

Decidí entonces aflojar el ritmo y acabar la natación lo mejor que pudiera, al final 1h03min en el agua, mucho tiempo para el que yo puedo y debería hacer, ya que mi pensamiento era bajar de la hora nadando.

Hago la primera transición y me dispongo a pedalear los 180km que tenia por delante, las sensaciones son raras, aun me duraba la sensación de malestar del agua. Los primeros kms aprovecho para tomar un gel, el primero de muchos durante la carrera, y a rodar tranquilamente sin cebarme en los primeros kms tal y como me dijo Pablo ya que la bici es mu larga y en el mejor de los casos iba a estar encima de ella 6h.
Los kms transcurren y yo aun no tengo las sensaciones de mis mejores días encima de la bici, quizás sea por los nervios, quizás por el pajaron con el que salí del agua, esas son algunas cosas que se me pasan por la cabeza durante la primera parte del recorrido de bici.

Aproximadamente en el km 80 empiezo a encontrarme algo mejor, empiezo a disfrutar encima de la bici, a pedalear con ganas y a subir un pelin la intensidad. La segunda parte del recorrido de la bici es espectacular, con las subidas al mirador de Haria y al mirador del Río, con un terreno mas llano que me viene fenomenal para tener una cadencia de pedaleo muy buena. En el km 140 me entra una pequeña crisis, antes de la subida a Nazaret, mal momento el que paso a falta de 40km para soltar la bici, me tomo un gel y empiezo la subida a Nazaret, al llegar arriba (km150) veo a Pablo y a Willy, gritos de animo que me ayudan a afrontar los últimos 30 km con mejores sensaciones que minutos atrás, habían sido 10km agónicos en los que me costaba dar pedales y veía como me adelantaban triatletas y era incapaz de mantener la distancia con ellos.

Los ultimos 20kms son favorables  con algunas bajadas que se agradecen y permiten relajar las patas para lo que queda aun, que no es poco. Llego a la T2 en 5h55min a una media de 30km/h aproximadamete y con ganas de ponerme las zapas y correr ya que los ultimos kms de la bici se me habian hecho muy pesados y estaba deseando bajarme.


Comienzo la carrera a pie, otro rollo como dice el gran "Kike Pummm" , mas gente animándote durante el paseo Marítimo del Puerto del Carmen, la familia apoyándote y transmitiéndote con sus ánimos la fuerza necesaria para completar una maratón que acababa de comenzar. Los primeros kms se hacen durillos porque las piernas aun no responden como me gustaría debido a los 180 kms de bici, no es hasta el km 7 - 8 donde me empiezo a encontrar bien y consigo una mayor amplitud de zancada consiguiendo ir a un ritmo muy bueno y que me esta haciendo que pase a gente que iba por delante mía.

Completo la media maratón en 1h36 aprox, algo rápido y que tarde o temprano me pasaría factura. La siguiente vuelta de 10,5 km intento mantener el ritmo pero me es imposible, ya que la fatiga que llevaba en ese momento se hace notar. Busco los avituallamientos como un loco, y cada vez que llego a uno de ellos es un autentico placer que disfruto durante 20 seg en los que bebo agua, coca cola, algún gel pero sobretodo me ayuda a refrescarme con esponjas y volcandome agua por encima ya que el calor estaba empezando a hacer estragos.

La ultima vuelta de 10,5 kms es de autentica supervivencia, me paro en el primer avituallamiento a comenzar el ritual de todos los anteriores, agua, coca cola, esponjas , etc pero al volver otra vez a correr me pasa una cosa extrañisima; no soy capaz de reanudar la carrera debido al dolor intenso que tengo en los cuadriceps. Vuelvo a correr y llego al ritmo que estaba corriendo pero decido no pararme mas, ya que el miedo se apodera de mi he intento evitar de nuevo esa extraña situación.

Los últimos tres kms los hago desbocado, me lanzo a correr a un ritmo fuerte sabiendo que me queda poco y la mejor manera de acabar esta gran aventura es saber que lo he dado todo y no me he guardado nada. Veo a Pablo y a Willy y me dan la enhorabuena anticipada y me dicen que disfrute los últimos metros de este sueño que se me iba acabando, los mismo me dice Ozzy que iba a por su segunda vuelta de la maratón, y en los últimos 50 mts veo a mi familia: contentos, emocionados, eufóricos, lo que provoca que entre en meta algo mas entero de lo que de verdad estaba; vació...........

Para acabar esta entrada la cual es la mas importante de todas las que llevo, agradecer a mi familia, amigos y compis tritalas todo el apoyo recibido los días previos así como las felicitaciones posteriores a la carrera, es un orgullo para mi teneros a mi lado. Y agradecer a Pablo, Ozzy, Carmelo, Willy... los consejos previos a Lanzarote así como los ánimos y la gran ayuda que recibí por parte de ellos los días que duro esta aventura.

Solo me queda decir que................................ Volveré !!!!!!!!!









2 comentarios:

  1. El Ironman no perdona...Quien entra,no sale.

    ResponderEliminar
  2. Hi, nice post. Would you please consider adding a link to my website on your page. Please email me back and I would be happy to give you our link.

    Thanks!

    Frank
    frank641w@gmail.com

    ResponderEliminar